11.07.2013

Una mente sana en un cuerpo sano

Una mente sana en un cuerpo sano Una mente sana en un cuerpo sano

Los científicos han demostrado que la actividad física diaria no sólo mantiene el cuerpo sano, sino que también tiene un efecto saludable sobre la mente.

Lo hemos escuchado una y otra vez: el ejercicio es bueno para nosotros.

Y no sólo es bueno para la salud física, ya que una investigación muestra que la actividad física diaria puede también mejorar nuestra salud mental.

¿Pero cómo es que se relacionan el ejercicio y la salud mental?

Un nuevo artículo en la revista Clinical Psychological Science, una revista de Association for Psychological Science, analiza si ciertos factores psicosociales pueden ayudar a explicar los beneficios de la actividad física diaria para la salud mental de los adolescentes.

Karin Monshouwer del Instituto Trimbos de los Países Bajos y sus colegas de Trimbos y el Centro Médico Universitario VU específicamente querían examinar dos explicaciones existentes para la relación entre el ejercicio y la salud mental.

La hipótesis de la auto-imagen sugiere que la actividad física tiene efectos positivos sobre el peso corporal y la estructura del cuerpo, dando lugar a una retroalimentación positiva por parte de los colegas y una mejor imagen de sí mismo, lo en última instancia mejora la salud mental.

La hipótesis de la interacción social, por otra parte, sostiene que se trata de los aspectos sociales de la actividad física, tales como las relaciones sociales y el apoyo mutuo entre los miembros del equipo, los que contribuyen a los efectos positivos del ejercicio en la salud mental.

Monshouwer y sus colegas encuestaron a más de 7.000 estudiantes holandeses, de entre 11 y 16 años. Los adolescentes completaron encuestas validadas destinadas a la evaluación de su actividad física, problemas de salud mental, la percepción de su peso corporal, y la participación en deportes organizados.

Los investigadores también recopilaron datos sobre la edad de los adolescentes, el sexo y el nivel socioeconómico, si vivían en casa de sus padres, y si vivían en una zona urbana.

Los investigadores encontraron que los adolescentes que eran físicamente inactivos o que perciben sus cuerpos como “muy gordo” o “muy delgado” tenían un mayor riesgo tanto para la internalización de los problemas (por ejemplo, depresión y ansiedad), como para la externalización de los problemas (por ejemplo, agresión o abuso de sustancias).

Los adolescentes que participaron en deportes organizados, por otro lado, tuvieron un menor riesgo de sufrir problemas de salud mental.

Confirmando tanto la hipótesis de la auto imagen, como la hipótesis de la interacción social, la percepción de los adolescentes de su peso corporal (es decir, “demasiado pesado”, “bueno”, o “demasiado delgado”) y la participación en clubes deportivos, cada una parcialmente explicó la relación entre la actividad física y salud mental, incluso después de tener en cuenta los antecedentes de los adolescentes.

Estos resultados sugieren que ciertos factores psicosociales, tales como la imagen corporal y la interacción social, pueden ayudar a explicar al menos parte de la conexión entre la actividad física y la salud mental. Los investigadores reconocen, sin embargo, que probablemente también participan otros factores, tales como los efectos fisiológicos del ejercicio.

“Creemos que estos resultados son importantes para los formuladores de políticas y para cualquier persona que trabaje en la asistencia sanitaria o la prevención.

Nuestros hallazgos indican que la actividad física puede ser una herramienta eficaz para la prevención de problemas de salud mental en la adolescencia”, dijo Monshouwer.

Monshouwer y sus colegas esperan que futuros estudios puedan examinar cuestiones similares, y que den seguimiento a los participantes a largo plazo.

Tales estudios longitudinales podrían ayudar a los investigadores a entender cómo el tipo de actividad física y el contexto pueden influir en la relación entre el ejercicio y la salud mental.

Fuente: Association for Psychological Science
Imagen de portada: pixabay
Gracias por visitarnos y compartir en su red social favorita.
Ciencia al Día Creative Commons.