Historia y evolución del Reloj , los primeros relojes

Historia y evolución del reloj , los Primeros RelojesEn las siguientes dos entradas hablaremos de la historia del reloj, desde sus inicios más primitivos ,hasta el Reloj óptico.

Desde los inicios mismos de aquellos tiempos inmemoriales, el hombre sintió la necesidad de aprender a medir el paso del tiempo con más exactitud cada vez y conseguir un referente que le indicara los momentos en que vivía en cada momento del día.

Uno de los primeros conceptos que manejó el hombre primitivo fue la toma de conciencia de que era un ser con una duración limitada. Y la primera percepción de ese tiempo se la señalaba la salida y entrada del sol. Otro referente fue el cambio de estaciones y las migraciones de las aves.

Ya en la antigüedad, egipcios, griegos y romanos idearon diversas formas para medir el tiempo, los relojes solares y las clepsidras no eran muy fiables, pero tampoco se necesitaba más precisión.

Hace más de 5.000 años los babilonios y egipcios crearon los primeros calendarios para poder organizar la vida de las comunidades, sobre todo en cuestiones relacionadas con la agricultura y el comercio.

Aquellos primigenios calendarios se basaban en tres ciclos diferentes: el día solar, el mes lunar y el año solar que marca el paso de las estaciones.

Y lo más palpable fue la observación de la misma vida del hombre, desde su nacimiento, su crecimiento y reproducción, su envejecimiento y muerte.

El calendario gregoriano actual hinca sus raíces en aquellos sistemas ideados por los babilonios y egipcios, heredados posteriormente por los griegos y el Imperio Romano. El antiquísimo calendario civil egipcio dividía el año en doce meses de treinta días cada uno, añadiendo cinco días para ajustarlo al ciclo solar de la Tierra alrededor del Sol.

En aquella medición del tiempo era muy importante el conocimiento astronómico, sobre todo el referente a los movimientos en la bóveda celeste de ciertos astros, como la estrella más brillante de nuestros cielos, Sirio.

Años, días, horas, todo un sistema creado por los egipcios que se difundió por toda Europa y que sobrevivió casi 3.000 años.

Los Primeros Relojes



Los Primeros Relojes


En sus primeras observaciones el hombre notó que la sombra variaba de acuerdo con la posición del sol.

Así nació el gnomon, que consistía en un bastón incrustado en el suelo perpendicularmente, y en tierra se señalaban surcos que indicaban los distintos momentos del día.

La sombra del bastón era la que señalaba los diferentes horarios.

Pronto el bastón del gnomon fue transformándose en grandes obeliscos. Pero tenían grandes imprecisiones.

Hubo un reloj de sol de proporciones descomunales ,encargado de construir por Augusto en el año 10 a.C.. Conocido con el nombre de Horologium Augusti, ocupaba la extensión aproximada de dos campos de fútbol y su gnomon (el “palito” que da la sombra) era un obelisco que medía 22 metros de altura.

Hubo un reloj de sol de proporciones descomunales y mandado construir por Augusto

Su construcción fue un deseo expreso del emperador y para su diseño reunió a los mejores científicos y matemáticos de la época. Apenas quedan restos del Horologium. En el Museo del Vaticano se conserva la bola que estuvo en la punta.

Hubo un reloj de sol de proporciones descomunales y mandado construir por Augusto 2

El obelisco se partió y fue olvidado en algún momento de la edad media. En el siglo XVIII fue recuperado, restaurado y trasladado a la Plaza Montecittorio donde aún permanece. Del suelo sólo hay unos pocos vestigios encontrados recientemente.

El obelisco se partió y fue olvidado en algún momento de la edad media.

A modo anecdótico destacar que Plinio el Viejo en el 70 d. C. reflejó en sus escritos que llevaba varios años sin funcionar correctamente.

Según Heródoto, en Grecia el gnomon fue introducido por Anaximandro. Uno de los más antiguos gnomones de que se tienen datos, se usó en Egipto en 1500 antes de Jesucristo. Según la Biblia, el Rey Achaz hizo construir un cuadrante solar en Jerusalem en el siglo VIII antes de Cristo.

Historia y evolución del reloj , los Primeros Relojes 2

A los gnomones le siguieron los meridianos. Pero recién cuando se tuvieron en cuenta el eje de rotación de la tierra y otros datos científicos y astronómicos calculados con precisión, se construyó el cuadrante solar que mejoró al precario gnomon.

Dicho cuadrante solar estaba formado por un estilo y una base esférica sobre la que se marcaban líneas horarias que señalaban los distintos momentos del día.

Se lo ubicaba de determinada manera para que señalara la sombra en forma idéntica la misma hora en cualquier día del año.

La medición del cuadrante solar hizo que se lo considerado un instrumento de mayor precisión.

De éste surgieron el cuadrante ecuatorial y luego el cuadrante universal, que era portátil y utilizable en cualquier lugar, que acompañado de las señales de una brújula, fue un instrumento útil para los navegantes.

los relojes de cera, velas de duración prevista

Por eso se hacía necesario medir el tiempo como transcurso y no como visual. Así aparecieron los relojes de cera, velas de duración prevista. A medida que se iba consumiendo la vela (marcada) señalaba un determinado período de tiempo.

Se usó en la Edad Media, especialmente en oficios religiosos. En 1206 de utilizó una candela que contenía bolitas de metal, que caían a medida que la cera se iba derritiendo.

Los relojes de arena

Los relojes de arena no se diferenciaron demasiado de las clepsidras, salvo en la utilización de arena como elemento a deslizarse.

Pero todos estos relojes utilizados no lograban tener exactitud, y surgió la necesidad de lograr mantener un ritmo exacto en el fluir de los elementos del marcado del tiempo.

Por lo tanto el hombre debió recurrir a la invención de elementos basados en la mecánica.

Fue necesario recurrir a un péndulo o balancín con resorte o peso

Surgió la necesidad de dar exactitud a la medida del tiempo. Es decir, dividirlo en fracciones exactas, con ritmo constante.

Fue necesario recurrir a un péndulo o balancín con resorte o peso, movido por un mecanismo regulador, así es como se inventa el "escape", y se debe agregar una aguja o elemento que señale las mediciones, y que debe moverse regularmente, para lo que se agrega un sistema de ruedas.

El primer motor de relojería estaba formado por pesas, cuerdas o cadenas alrededor de ruedas y se iban desenvolviendo. Los relojes medievales más importantes eran de pesas, construidos en torres y campanarios, como el de Dijón, el del Palacio de Justicia de París y el de la Catedral de Salsbury. Y también se construyeron grandes despertadores con este sistema de pesas.

Se supone que este tipo de reloj apareció en el Siglo XIII, y aparece citado por Alfonso X El Sabio en su "Libro del Saber de Astronomía", pero se supone que los primeros experimentos con este mecanismo lo pueden haber realizado los árabes y los bizantinos.

En el Siglo XIV algunos nobles y señores comienzan a tener en sus casas relojes privados de pesas.

Alrededor del año 1500 comienza a utilizarse el resorte,

Alrededor del año 1500 comienza a utilizarse el resorte, que reemplazaba al sistema de pesas y permitía la fabricación de relojes más pequeños, portátiles, y que dio lugar a la realización de bellísimas artesanías y obras de arte de la mecánica y la orfebrería de la época.

Al resorte se agregó el sistema de escape. Si bien hubo varios intentos de realización de escapes, el primero realmente importante, y que sería el comienzo precario del tic tac, fue el escape a varilla que apareció alrededor de 1250, y se lo nombra como "verge and foliot". Consiste en una rueda dentada movida por pesas, esta rueda empuja dos paletas fijadas a una varilla que hace mover a una barra horizontal oscilante, en forma de cruz, en dirección opuesta.

Evoluciona éste sistema al llamado "escape de áncora", y el foliot da lugar al balancín vertical que dará origen al péndulo.

El reloj de bolsillo

El reloj de bolsillo


"Los relojes modernos"
El descubrimiento del movimiento isocrónico de las oscilaciones pendulares se hace en 1583. Galileo, en sus últimos años de experimentación, alrededor de 1641, proyectó un reloj de péndulo, que fue terminado por sus continuadores.

El reloj de bolsillo 2

El diseño original fue conocido por el físico holandés Juan Cristiano Huygens y descubrió que el péndulo debe describir un arco y no un círculo.

La cicloide la señaló entre dos segmentos que delimitan su trayectoria para lograr el perfecto período. Y en 1675 él mismo creó el resorte en espiral regulador, mecanismo muy simple para hacer funcionar los relojes de bolsillo.

La forma en espiral ha perdurado hasta la actualidad.

Al comenzar el Siglo XIX, un relojero suizo, Louis Berthoud inventó el cronómetro y fue perfeccionado el sistema de cuerda.

Otro suizo, Louis Philippe, afina los diversos elementos y trabaja con elementos más pequeños, que lo llevan a trabajar con mecanismos de precisión y a la utilización de otros materiales y de nuevas aleaciones para resortes y balancines, para el logro de un punto justo de dureza, inalterabilidad y mínimas variaciones a los efectos externos.

A fines del Siglo XIX, C. E. Guillaume dio otro paso en la evolución de los relojes, inventando el invar y el elivar, logrando nuevas aleaciones en resortes y balancines.

Al comenzar el Siglo XIX, un relojero suizo, Louis Berthoud inventó el cronómetro y fue perfeccionado el sistema de cuerda.

El reloj fue un invento necesario para medir el tiempo. Pero muchos de los realizados a través del tiempo tuvieron una finalidad de adorno, de joya, de obra artesanal, de elemento que exigían las costumbres, de trabajo de orfebrería, de valioso regalo y más.

En 1542 le regalaron a Guidobaldo della Rovere un reloj de campana encastrado en el pomo de un bastón.

Enrique VIII de Inglaterra usaba un reloj muy pequeño al que se le daba cuerda cada ocho días.

En 1755, Beaumarchais inventó para la Marquesa de Pompadour, un reloj de bolsillo sin llave y que -con la uña- se hacía girar un anillo montado sobre el cuadrante.

En la Francia de los Valois se fabricaban relojitos de bolsillo con formas de almendras o bellotas.

Una clepsidra de un tamaño considerable se halla en la Galería del Claridge en los Campos Elíseos.

En 1933, Cartier creó en 1933 un reloj impermeable (aunque ya Rólex había sacado un modelo en 1926) para el Bajá de Marruecos en metales preciosos. En 1985 hace una fabricación limitada en oro 18 quilates, corona de zafiro, y es impermeable hasta los 100 metros de profundidad.

Historia y evolución del reloj (Segunda Parte)

Imagenes: PTB
Fuente :http://www.alpoma.net/tecob/?paged=256
http://alt1040.com/2012/07/china-fabrica-reloj-optico
Muchas más cosas interesantes en ...